YOGA: UNA PRÁCTICA EN EVOLUCIÓN

por centrolamat

Texto Centro Lamat

la evolucion de la yoga blog

Comencemos aportando una definición: la palabra yoga proviene de la raíz verbal yuj, que en lengua sánscrita significa “unir”. En términos generales, aquello que debe unirse a través del yoga es la conciencia con su fuente, de manera que uno pueda identificarse con algo mucho más extenso y poderoso que la limitada personalidad egoica. En sus orígenes, el yoga era un método de exploración personal que posibilitaba la transformación de las tendencias psicológicas del individuo a partir de técnicas corporales y la práctica de la atención sostenida. El objetivo del yogui era ir más allá de la realidad fenoménica y descubrir lo que había detrás de la cadena de surgimiento y cesación en todo lo que le rodeaba, desde personas, objetos y nombres, hasta circunstancias y eventos de vida.

La pedagogía del yoga opera sobre el principio básico de la energía vital que “serpentea” a través de los principales centros energéticos (chakras) del cuerpo humano, activando en su recorrido la química interna de los órganos del sistema endocrino. Esta liberación de energía aporta grandes beneficios a la salud física y mental del practicante, y por ello, esta disciplina se popularizó rápidamente en el mundo entero.

Resulta curioso observar cómo las técnicas que hasta hace poco se mantenían en secreto, hoy en día forman parte de una industria y de una mercadotecnia elaborada que pone al descubierto nuestros hábitos de consumo y cierta proclividad a trivializar una disciplina compleja. A medida que la investigación médica demuestra la efectividad del yoga para mejorar padecimientos relacionados con el estrés, se van desarrollando terapias y estilos que corren paralelos a esta práctica, sin ser por ello métodos legítimos para el desarrollo de la conciencia.

la evolucion de la yoga 2

Opciones como YogaFit y HotYoga prometen moldear y tonificar el cuerpo para poder lucirlo en el verano. Estas tendencias especialmente populares en países como Estados Unidos, combinan posturas de yoga con ejercicios aeróbicos y se alejan peligrosamente del objetivo inicial de una tecnología desarrollada para la transformación del ser humano. Los estilos mencionados tampoco cumplen el objetivo de promover un estado de relajación y calma como lo hace por ejemplo Hatha Yoga. La práctica de Hatha Yoga sumerge a las personas en estados de introspección y concentración profunda porque las posturas actúan sobre la base arquetípica de la conciencia. Al adoptar posturas como la “cobra”, el “árbol”o el “saludo al sol”, se desarrolla fuerza y balance, al mismo tiempo que se comulga activamente con la cosmovisión de otro ser vivo.

No obstante, es importante subrayar que la popularidad del yoga ha promovido un enfoque de salud integral en los hospitales y en las clínicas de todo el mundo. Los psicólogos han comenzado a incorporar ejercicios de respiración en sesiones con clientes que sufren de ansiedad y estrés crónicos. El mejor ejemplo de este enfoque holístico es la yoga terapia, una práctica centrada en el individuo que echa mano de la medicina ayurvédica, meditaciones específicas, posturas diarias y ejercicios de purificación con el fin de mantener un estado de salud óptimo.

Sin lugar a dudas el yoga es una práctica en evolución. Quizá los próximos años seamos testigos de fusiones insólitas que nos obligarán a ampliar nuestro criterio y nuestra capacidad de discernimiento.

|Imágenes 01|02|